22 abril , 2024

“River es aburrido”: ¿por qué Gallardo dijo eso?

El entrenador definió así a su equipo. Pero no se refirió al juego sino a otro rasgo que define al grupo.

1 DE ABRIL 2021

Cuando Marcelo Gallardo afirmó que “hemos sido aburridos en estos años” no se refería precisamente al juego de River. Al autoproclamarse así -y, por consiguiente, al adherirle ese rótulo también a su plantilla- el deté reveló cuál es la postura que el ciclo MG ha adoptado ante los micrófonos y las cámaras: evitar todo lo posible la polémica, la doble lectura, el intercambio de aguijonazos.RECIBÍ LAS NOTICIAS DE RIVERSuscribite

“Tengo que ser honesto con lo que veo y con lo que siento. Y con los míos para adentro. No me puedo desgastar en esa guerra, si uno opina una cosa u otra. No pierdo tiempo”, advirtió GallardoNo empatiza con subirse al ring dialéctico. Al menos, no porque sí. Y un ejemplo está en la respuesta que brindó ante la postura a viva voz de Juan Román Riquelme, quien luego del superclásico gritó desde su palco que “hace mucho tiempo que juega mal River”.Play VideoBoca

La réplica de Gallardo en ese sentido fue muy sencilla, elocuente, pero sin brillantina. Un “no me hago cargo porque tengo una opinión totalmente diferente (a la de Riquelme). Habría que preguntarle a él a qué se refería”. Prefirió, en todo caso, encriptar en otra devolución un mensaje diferente al recalcar que “conseguimos una fluidez en el juego que los rivales elogian, y eso sí se siente porque hasta lo expresan”. Sí subió un poco el tono ante la versión que tomó fuerza en las últimas horas: que Boca quiere enfrentarse a River en los octavos de final de la Copa Argentina puesto que siente que Miguel Ángel Russo ha comenzado a desarticular el estilo G.

Y entonces Gallardo relativizó. “Dicen. ¿Quién dice? ? Tráiganmelo, muéstrenme. Que den la cara los que dicen. No me importan los de afuera, porque desde afuera hablan todos”. Pero no avanzó más allá de esos treinta segundos de speech.

River se empeña en ser “aburrido”, como manifestó el entrenador, que argumentó su habitual silencio en que “ni siquiera hablo a veces porque no tengo mucho qué decir, salvo cuando necesito expresarme o que ustedes me hagan preguntas”. Así se explica que tardara 17 días en enfrentar a los micrófonos luego del Súper: él siente que “suelo aburrir, no me hace absolutamente nada” sumarse al intercambio de chicanas que describió como una “guerra dialéctica”. Un criterio adoptado puertas adentro también para los futbolistas: él prioriza que el grupo mantenga una conducta, «una línea de juego, cómo hago para resolver los problemas que se pueden presentar”.

Gallardo en conferencia. (@RiverPlate)

Gallardo en conferencia. (@RiverPlate)

Y está claro que River trabaja para sostener ese silencio ante acusaciones. El hermetismo, discutible, suele ser la herramienta para focalizarse en lo que importa: la competencia oficial. Por ello existen ciertas reglas tácitas -y otras no tanto- para evitar ser víctima de la réplica: en redes, mesura; ante los micrófonos, perfil bajo. Sin polemizar. Sin dejar abierta una doble lectura que pueda ser utilizada en contra del propio River. Acaso por algo los líderes y más veteranos de la plantilla -Enzo Pérez, Matías Suárez, Franco Armani, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco- pregonan con el ejemplo.

Por ello, para Gallardo, es preferible ser aburrido a desentonar y divertir al resto. Para ese campo, el del espectáculo para las masas, él elige trabajar la táctica y la estrategia. El fútbol, en síntesis, para hablar en la cancha

Las Más Leídas

LA MUNICIPALIDAD DE USHUAIA FESTEJÓ JUNTO A NIÑOS Y NIÑAS NACIDOS...

16 DE OCTUBRE 2022 Como parte de las actividades impulsadas por la Municipalidad de Ushuaia durante los festejos del 138° Aniversario de la ciudad, se...