16 abril , 2024

En un hecho inédito, una empresa de seguridad privada contrató a personal trans: “Es el primer empleo en blanco que consigo en mi vida”

Tras pasar su adolescencia y parte de su adultez haciendo changas o teniendo empleos informales, Adrián Brancamonte (40) fue seleccionado para integrar el staff de vigiladores privados de una compañía pionera en promover la inclusión de género en el mercado laboral

Adrián Ezequiel Bracamonte es transgénero. Tiene 40 años y a pesar de que nació mujer se siente varón desde que tiene uso de razón. Nunca llegó a percibirse como una lesbiana pero tampoco sabía qué hacer con su identidad sexual. Pero todo cambió cuando el reality Gran Hermano decidió incorporar por primera vez a un participante trans y visibilizar a través de su historia la dura realidad que atraviesan estas personas.

“En ese entonces yo tenía 33 años y solo había experimentado discriminación y falta de trabajo. Era frustrante tener que presentar un CV y ver la cara que ponían cuando observaban que en el nombre no tenía nada que ver con mi cara. Pasé momentos terribles”, admitió Adrián a Infobae, quien ya había comenzado a lucir y vestirse como varón.

A pesar de ser uno de los primeros en conseguir el nuevo DNI con su cambio de género, en 2011, no le resultó fácil insertarse en el mercado laboral. Hizo todo tipo de changas e incursionó como albañil, jardinero, personal de limpieza y auxiliar de cocina.

En este último rubro fue donde más cómodo se sintió y tras adquirir experiencia en distintos restaurantes de “Caminito”, en La Boca, la pandemia frustró sus ilusiones y volvió a quedar desocupado.

“Lamentablemente mi condición sexual hizo que siempre me pagaran menos y en negro. A pesar de desempeñarme como cocinero, en mi último trabajo me abonaban un sueldo como auxiliar de cocina. Nunca recibí lo que me correspondía”, se indignó.Su condición sexual hizo que la lo largo de su vida nunca pudiera conseguir un trabajo en blancoSu condición sexual hizo que la lo largo de su vida nunca pudiera conseguir un trabajo en blanco

Pero su suerte cambió el 28 de enero cuando recibió un mail de la empresa “CSI Control y Seguridad Inteligente”, que lo convocó para una selección masiva de personal en el Estadio Malvinas Argentinas. Se trata de la primera firma privada del país que incorporará a personas trans a su staff de vigiladores privados.

“Una amiga me pasó el dato del flyer que había publicado CSI en distintos grupos de Facebook de la comunidad trans, donde compartimos propuestas laborales. Cuando leí que los únicos requisitos eran tener el secundario completo y más de 21 años me entusiasmé y no dudé en aplicar”, relató a Adrián, quien menos de una semana después fue llamado para tener una entrevista presencial.

Fue una charla a corazón abierto donde me hicieron sentir muy cómodos. Fueron muy respetuosos conmigo al escuchar mi historia”, recordó en alusión a la reunión que mantuvo con Eduardo Sempé y Leonardo López, los dueños de la empresa, quienes se encuentran tramitando todos los permisos para sumarlo a CSI.

“Es el primer trabajo en blanco conseguí en mis 40 años de vida”, se enorgulleció Adrián, agradecido por esta nueva oportunidad de dedicarse a tareas de seguridad privada en eventos masivos, bares y discotecas.

Las Más Leídas

LA MUNICIPALIDAD DE USHUAIA FESTEJÓ JUNTO A NIÑOS Y NIÑAS NACIDOS...

16 DE OCTUBRE 2022 Como parte de las actividades impulsadas por la Municipalidad de Ushuaia durante los festejos del 138° Aniversario de la ciudad, se...